Javier Palma / Lata Parara

La musica y el mundo

Javier Palma es uno de los jóvenes músicos paraguayos que surgieron en la escena rockera de comienzos de los años noventa. Influenciado por el post punk y el rock de la década anterior compuso varias canciones que fueron grabadas con su grupo Dos Tribus, las cuales tuvieron difusión en radios de Asunción a través de cintas demo, aunque no fueron editadas en CD.
En la segunda mitad de la década el grupo empieza a experimentar con la fusión con la polca, el ritmo tradicional paraguayo, escrito en 6/8. El grupo participa en un programa de nuevos valores juveniles emprendido por el Centro Cultural Paraguayo Japonés, del cual surgieron varios cantautores e intérpretes de la música paraguaya. Esta experiencia incluyó talleres de música popular contemporánea y conciertos en vivo. El producto final fue un álbum colectivo grabado por los participantes y en el cual Dos Tribus está presente con la composición ….. , una muestra de la búsqueda de una polca rock que procuraba la banda.
En 1998, el grupo se separa y sus integrantes emprenden diferentes caminos. Palma ya no solo toca el bajo y la guitarra sino que también interpreta el cajón peruano en un grupo de música flamenca y con una agrupación de folklore peruano, integrada por miembros de la colectividad de peruanos residentes en el país.
Su interés por ritmos de otros países va creciendo al investigar sobre las variadas posibilidades de los instrumentos que va adquiriendo, de diferentes partes del mundo. En esa época también empieza a tocar con el compositor René Ayala, quien experimenta con las tonalidades de los instrumentos autóctonos indígenas en un contexto de música experimental de vanguardia.
Paulatinamente, Palma va convirtiéndose en percusionista, interpretando una gama de instrumentos de diferentes orígenes. Ya en 2004 se une al grupo La Secreta que retoma la experimentación con ritmos tradicionales paraguayos.
También participa en el taller de escritura Abrapalabra, lo que contribuye a desarrollar su lírica. En el taller conoce a Lía Colombino con quien en 2005 desarrolla el Proyecto Auricular, que consiste en unir literatura y música, sin que ninguna de las expresiones artísticas supere a la otra. Los textos y la música actúan de manera paralela, sin contaminarse pero sugiriéndose sonidos y palabras mutuamente.
Para este proyecto artístico, Palma trabaja con sonidos acústicos, música electrónica, samplers, percusiones varias. Una muestra del mismo es el disco publicado por Ediciones de la Ura.
Paralelamente al Proyecto Auricular, Javier Palma se lanza como solista presentándose con el grupo Los Detectives Salvajes (nombre en homenaje al escritor Roberto Bolaño, a quien Palma manifiesta su admiración). Con este grupo interpreta temas propios que se nutren de ritmos y timbres de diferentes partes del mundo. También desarrolla una manera de trabajo en la cual todos los músicos interpretan diversos instrumentos de percusión, aparte de sus respectivos instrumentos. Así mismo se establece un dialogo entre instrumentos acústicos y eléctricos. En Los Detectives Salvajes coinciden músicos de distintos orígenes: rockeros, jazzistas, de la Sinfónica Nacional, etcétera; una suerte de “melting pot” que es motivado por las composiciones de Palma.
El estilo musical de Javier Palma fue creciendo desde el rock de su adolescencia hasta llegar al estilo variopinto de su última etapa, una expresión musical de lo que es la mezcla de culturas que caracteriza a América Latina. Palma se deja imbuir de las sonoridades de los instrumentos de percusión indígena, el latido del cajón peruano, el ritmo de la bossa nova, la polca y otros estilos musicales más, sin olvidar el filo de una guitarra rockera. Y su sed musical continúa, lo que es garantía de muchas más gratas sorpresas en el futuro.


Sergio Ferreira, periodista de Artes y Espectáculos del diario ABC Color desde 1989. Se encarga de las coberturas referidas a la música popular. Actualmente desarrolla una investigación sobre el rock y el pop paraguayo.